Centro de Medicina Biológica Durango

Especialista en Hidroterapia de Colon. Miembro de Adhico (Coleg. 09229 S.A.C.)

Calendario

loader

Calendario Lunar

DSalud

167

122892
Today
Yesterday
This Week
Last Week
This Month
Last Month
All days
82
167
804
121234
1896
3672
122892

Your IP: 54.167.44.32
Server Time: 2017-12-17 23:21:46

Centro de Medicina Biológica Durango

    El Centro de Medicina Biológica Durango, con una amplia trayectoria profesional de más de 20 años de experiencia, siempre ha estado a la vanguardia de la medicina natural, siendo pioneros en la aplicación de la Hidroterapia de Colon moderna en el País Vasco.

   El empleo de los recursos naturales para curar enfermedades ha sido una práctica común y muy importante en algunas épocas de la historia. El uso de las plantas medicinales, los emplastos, el ayuno, los baños de sol, la hidroterapia o los enemas entre otras, constituían sus herramientas fundamentales, pero es a partir de la era moderna y de la revolución industrial con el desarrollo tecnológico y científico que la medicina natural evoluciona enormemente, y uno de los ejemplos más evidentes lo tenemos en la aparición de la Moraterapia (Medicina Cuántica Alemana Dr.Morell 1.977). La aparición de la Moraterapia supone un paso por delante de la medicina convencional tradicional, anclada sobre todo en el tratamiento a base de sustancias químicas, la mayoría sintéticas, y con las complicaciones de los frecuentes efectos secundarios que acarrea. Con la Moraterapia se integran los conocimientos en física cuántica aplicados al funcionamiento del cuerpo.

     La fusión de los conocimientos de las dos ciencias (química y física) supone un gran avance para la medicina biológica, una medicina que va más allá de tratar las enfermedades para tratar al enfermo, que no se conforma únicamente con tratar los síntomas, sino que profundiza y se preocupa en llegar hasta sus causas, y que a diferencia de los tratamientos farmacológicos carece de efectos secundarios.

     El Centro de Medicina Biológica Durango viene promoviendo durante años la atención médica para curar todo tipo de enfermedades agudas, crónicas y degenerativas, y a todas las edades, desde la infancia hasta la senectud, poniendo especial énfasis en la Medicina Preventiva, que es, sin duda alguna, la mejor herramienta para preservar la salud y la calidad de vida. Además cabe destacar que las enfermedades cardiovasculares, las oncológicas y las demencias son las que ocupan los primeros puestos en el ranking de nuestro país y las que más mortalidad provocan y uno de los factores que más ha influido en esto, es la introducción por parte de la industria química de más de 50.000 sustancias sintéticas nuevas en las últimas décadas, entre las que destacan las alimentarias y agrícolas, las cosméticas y de higiene, las industriales, medioambientales y las farmacológicas. Y el problema irá en aumento porque cada año salen al mercado más de 1000 sustancias químicas nuevas.

     La desnaturalización es realmente el gran enemigo para nuestra salud y el ejemplo lo tenemos en la fortaleza que todos hemos visto en nuestros abuelos y bisabuelos, que a pesar de las adversidades han tirado para adelante hasta edades avanzadas, llegando muchos de ellos incluso a centenarios, por tanto echar las culpas de las enfermedades a lo “genético”, como es muy habitual hoy en día, es cerrar los ojos ante algo que es tan evidente y demostrable que bastaría con hacer pruebas específicas de tóxicos o en su caso autopsias para confirmarlo.

     Quisiera destacar también que aparte de las enfermedades cardiovasculares, de las oncológicas y de las demencias, otra de las afecciones que se ha expandido de una forma escandalosa en los últimos años es la Candidiasis.

   La infección por Cándida supone una ruptura de la simbiosis de la flora fisiológica del cuerpo a favor de los hongos/levaduras, provocando verdaderos estragos en la persona afectada. Una de las causas más importantes de la aparición de la candidiasis es la yatrogenia, es decir, efectos secundarios de medicamentos: principalmente de los antibióticos, quimioterapia, inmunosupresores, corticoides y radioterapia; aunque existen también otras causas como los pesticidas, conservantes, metales pesados o la ingesta exagerada de dulces por ejemplo.

    Nuestra experiencia clínica pone de manifiesto que en la mayoría de los casos para curar la cándida no es suficiente sólo con los tratamientos antifúngicos convencionales, ya que las recidivas son muy frecuentes y cada vez más resistentes. Para el éxito real del tratamiento es necesario eliminar las intolerancias alimentarias, hacer un saneamiento de la flora bacteriana y recuperar el sistema inmunológico.

    Para terminar, y como punto final a esta presentación, me gustaría hablar de otro de los factores de salud importante y habitual en la consulta diaria: el estrés.

    Todo el mundo conoce el estrés hasta el punto de que resulta raro encontrar una sola persona que no lo padezca o haya padecido alguna vez. Un poco de estrés como tal no es problemático para la salud, el problema se presenta cuando, bien por la agudeza o por la cronificación, el estrés se convierte en un elemento extremadamente dañino, hasta el punto de llegar a peligrar seriamente la vida de una persona, como es en el caso de las embolias e infartos post-estrés.

    Uno de los condicionantes en la tasa de estrés es la sociedad excesivamente competitiva, materialista y carente de valores esenciales y humanos en la que vivimos. Otro condicionante son los aspectos personales de temperamento y carácter (factores endógenos de la personalidad), que precisan en la mayoría de los casos de la ayuda profesional competente para superar las crisis. Por último destacar los aspectos circunstanciales, que en la mayoría de los casos suponen una dura prueba física y emocional a sumar a las anteriores.